Concierto

Michael Tilson Thomas dirige Ives, Sibelius y Wagner

Boston Symphony Orchestra (1970)

En Vivo
Algunas partes de este programa no están disponibles en este momento
Casting Sobre el programa Compositores y obras Aparece en Más información

Casting

Sobre el programa...

El 22 de octubre de 1969, Michael Tilson Thomas sustituye a William Steinberg en pleno concierto ofrecido por la Boston Symphony Orchestra en el Philharmonic Hall de Nueva York. Steinberg, el nuevo director musical de la orquesta, se sintió indispuesto mientras dirigía la Segunda Sinfonía de Brahms; se recurrió a su joven asistente de 24 años, también recién nombrado, para que lo sustituyera tras el entreacto y dirigiera un doble concierto muy difícil de Robert Starer, así como Las alegres travesuras de Till Eulenspiegel de Strauss. «Un joven alto y delgado subió al escenario, lleno de seguridad y autoridad, y demostró que su confianza en sí mismo no estaba fuera de lugar», escribió Harold C. Schonberg al día siguiente en el New York Times. «Era una oportunidad de oro para él», continuó. «El señor Thomas conoce su oficio, y escucharemos hablar de él».

Esta grabación en público de las Three Places de Ives transmite de forma sobrecogedora el entusiasmo del joven Thomas por un compositor del que se ha convertido ya en adalid desde hace décadas, mientras que las de la Cuarta Sinfonía de Sibelius y «Amanecer y viaje de Sigfrido por el Rin» del Götterdämmerung de Wagner revisten gran importancia ya que son totalmente inéditas en la discografía y la videografía de Tilson Thomas. Ambas grabaciones proceden del mismo concierto, ofrecido el 10 de marzo de 1970. La sinfonía de Sibelius estuvo precedida de la Obertura Egmont de Beethoven; la obra de Wagner seguía a las Cinco piezas para Orquesta, op. 16 de Schönberg.

La Cuarta Sinfonía de Sibelius siempre ha sido difícil de hacer valer. William Pierce observa en el comentario anterior a la representación que la BSO no la había interpretado desde hacía treinta años (bajo la dirección de Kussevitzky). Como en el caso de Ives, Thomas aborda la obra de manera esencialmente lírica. La introducción es oscura en lugar de tensa, pero la lectura se inflama en el paroxismo de tensión del desarrollo central del primer movimiento. Craig Smith, a quien el Boston Globe había confiado la crítica del primer concierto de la serie, declaró que Thomas estaba «en todos los sentidos a la altura de las exigencias de esta difícil obra». También observa: «Si la representación no poseía esa regularidad rítmica absoluta que permite a una obra difusa como esta tomar cuerpo de manera convincente, tenía el mérito de un cuidado extraordinario en la puesta en evidencia de las texturas interesantes concebidas por Sibelius».

Para seguir la enseñanza de la nieta de Wagner, Friedelind, Thomas pasó el verano de 1966 como director asistente en el Festival de Bayreuth. Ese año, Deutsche Grammophon grabó Tristan und Isolde en una ejecución de Karl Böhm con tempi rápidos muy controvertida, y la interpretación expresiva y depurada que ofrece Thomas de «Amanecer y viaje de Sigfrido por el Rin» posee la misma intensidad propulsora. De hecho, Craig Smith, en su artículo para el Boston Globe, elogió «la brillante interpretación de los cobres» de la orquesta y la «vitalidad rítmica [de la interpretación, que] hacía del «Viaje de Sigfrido por el Rin» una conclusión palpitante para un muy buen concierto».

Andrew Farach-Colton (extractos)

Obras y compositores

Lo encuentras en

Más información